Primary EUS-guided biliary drainage versus ERCP drainage for the management of malignant …..

Primary EUS-guided biliary drainage versus ERCP drainage for the management of malignant biliary obstruction: A systematic review and meta-analysis (Drenaje biliar primario guiado por Ultrasonido Endoscópico versus drenaje con CPRE para el tratamiento de la obstrucción biliar maligna: revisión sistemática y metanálisis)

Gaurav Kakked , Habeeb Salameh , Antonio R. Cheesman , Nikhil A. Kumta , Satish Nagula , Christopher J. DiMaio / Endoscopic Ultrasound. Sep-Oct 2020; 9(5):298-307. DOI: 10.4103/eus.eus_10_20

Tradicionalmente la Colangiopancreatografia Retrógrada Endoscópica (CPRE) ha sido la modalidad de primera línea para el tratamiento de obstrucción biliar de tipo maligno (MBO). El drenaje biliar guiado por ultrasonido endoscópico (EUS-BD) sea por coledocouodenostomía o hepaticogastrostomía ha sido utilizado en casos de CPRE fallidas como técnica de salvataje, también en pacientes con alteración anatómica secundario a antecedente quirúrgico o por invasión del tumor hacia la vía biliar que impida el drenaje por CPRE.

Se han publicado varios ensayos controlados aleatorios (ECA) y estudios observacionales recientes para evaluar la idoneidad de la EUS-BD como modalidad de primera línea para lograr el drenaje paliativo de la vía biliar. Recientemente, Gaurav Kakked y colaboradores, realizaron una revisión sistemática y metaanálisis que compara EUS-BD primario versus CPRE para MBO.

Los objetivos de interés fueron evaluar el éxito técnico, el éxito clínico, las probabilidades de requerir una intervención repetida y eventos adversos relacionados con el procedimiento. Se incluyeron 5 estudios (tres ECA y dos estudios observacionales) con 361 pacientes (190 para el grupo CPRE y 171 para el grupo EUS).

Ambos procedimientos lograron comparables éxitos técnicos (OR: 1,20 [0,44–3,24], I2 = 0%) y éxito clínico (OR: 1,44, intervalo de confianza [IC]: 0,63–3,29, I2 = 0%). Los eventos adversos generales (OR: 1,59 [0,89–2,84]) no difirieron entre los dos grupos. En el grupo de CPRE, el 9.5% de los pacientes desarrollaron pancreatitis relacionada con el procedimiento versus cero en el grupo de EUS (diferencia de riesgo = 0.08%, P = 0,02). No hubo diferencias estadísticamente significativas en los eventos adversos no relacionados con la pancreatitis. Las probabilidades de requerir la reintervención para BD (1,68 [0,76–3,73], I2= 42%) no difirió significativamente. El grupo de CPRE tuvo significativamente mayores probabilidades de requerir reintervención debido al crecimiento excesivo del tumor (5,35 [1,64-17,50], I2 = 0%).

COMENTARIO:

“En conclusión, el drenaje guiado por ultrasonido endoscópico (EUS-BD) y la CPRE tienen éxito técnico-clínico comparables y potencialmente el drenaje biliar guiado por EUS se puede utilizar como una modalidad paliativa de primera línea para obstrucciones malignas cuando esté disponible. La pancreatitis relacionada con la CPRE, que puede causar una morbilidad significativa, puede evitarse por completo con la USE”, Dra. Raquel Del Valle, editora asociada en páncreas.